El Cabanyal en seis claves  

El Cabanyal es el antiguo barrio de pescadores de Valencia ubicado en la fachada marítima de la ciudad. Limita con el Puerto al Sur y con el barrio de la Malvarrosa al Norte. El distrito marítimo fue en su día un municipio independiente, llamado Pueblo Nuevo del Mar, que se unió a Valencia a finales del siglo XIX pero no por ello ha perdido su esencia y personalidad propia que te descubrimos en seis claves.

1 – MODERNISMO POPULAR 

El barrio, que durante siglos fue residencia de familias dedicadas a la pesca en sus distintas labores, adquiere su fisonomía actual tras un devastador incendio en 1875 que trajo como consecuencia la prohibición de reconstruir las tradicionales barracas (altamente inflamables) con paja. Así surgen las características casas en ladrillo de dos alturas con fachadas de azulejos de colores vivos que replican el estilo modernista mediterráneo propio de la época desde una perspectiva popular. 

Paseando por la zona descubrirás estos pintorescos edificios donde aún se respira el estilo de vida de un pueblo marinero con las vecinas sentadas a la puerta de las casas porque en el Cabanyal se sigue viviendo en la calle. 

Puedes realizar un safari fotográfico recorriendo las calles del barrio orientadas norte-sur en paralelo al mar. Además de las fachadas de colores, hay muchas casas de modernismo geométrico que te sorprenderán con la elegancia de sus líneas.  

2 – GASTRONOMÍA EN EL CABANYAL 

Una de las grandes razones por las que el barrio está de moda es la apertura de nuevos restaurantes que conviven con los más tradicionales y auténticos. Debido a su historia y aislamiento de la ciudad, el Cabanyal tiene una gastronomía peculiar conectada al mar y que se nutre de producto local.

Establecimientos centenarios como el Kiosko La Aduana, Bodega Montaña o Casa Guillermo, forman parte de la memoria de los habitantes del barrio como escenario de tantos momentos y celebraciones familiares. Allí encontrarás cocina marinera renovada y de calidad. En los últimos años han surgido nuevos establecimientos como Anyora, La Tasca Reina o La Aldeana con cartas más contemporáneas que se han hecho con un merecido hueco en la agenda del barrio. 

Los productos típicos del barrio son la Titaina (un pisto de tomate, pimiento y atún en salazón), las albóndigas de bacalao o la sepia encebollada que encontrarás en muchos bares y restaurantes. Además aquí también puedes disfrutar de la típica horchata valenciana en locales como Helados Venecia o Los Olivares, que también venden helados artesanos.

3 – CULTURA LOCAL 

El Cabanyal, cada día más, acoge todo tipo de manifestaciones artísticas y culturales a lo largo del año. Por ejemplo el Teatre El Musical (TEM) trae al barrio un programa excelente de teatro, danza y música, y también se han puesto en marcha eventos como el Festival del Cabanyal Íntim con actuaciones de teatro independiente en casas privadas y otros escenarios del barrio (todos los años en primavera).

Para los amantes de la música en directo locales como La Fábrica de Hielo o MarinoJazz organizan conciertos regularmente y en la pérgola de la Marina hay música casi todos los sábados del año. También puedes disfrutar del flamenco en el tablao Palosanto

Los museos del barrio son el de El Arroz y el de la Semana Santa Marinera (que además están uno junto al otro) y regularmente se organizan exposiciones en las antiguas Atarazanas del Puerto y el Edificio del Reloj, también en el puerto.

En la calle de la Reina hay una librería que también es restaurante llamada La Batisfera donde comprar libros en distintos idiomas. Allí podrás adquirir ilustraciones del Cabanyal de VLCprints, un dibujante local que capta a la perfección el espíritu del barrio en sus láminas y postales. 

4 – FIESTAS Y TRADICIONES

En el barrio hay dos fiestas, la Semana Santa y las fallas, que no solo son importantes cuando se celebran en primavera sino que durante todo el año sirven como red social donde los vecinos y vecinas se encuentran y comparten.

La Semana Santa Marinera es especialmente importante ya que es propia del barrio. Cada una de las cuatro parroquias acoge un número de cofradías devotas de el Nazareno, el Cristo Crucificado o La Dolorosa en las que los cofrades visten de soldados romanos o medievales, de vestas o de granaderos (soldados napoleónicos) respectivamente. El resto de cofrades viste como personajes o alegorías de la biblia dando a los desfiles un color y estilo únicos.

Los días grandes de la Semana Santa marinera son el Entierro de Cristo que se celebra el Viernes Santo y el Desfile del Domingo de Resurrección. En ambas procesiones salen todas las cofradías del barrio, pero la procesión del viernes es sentida, austera y transcurre a paso lento mientras que el desfile del Domingo es un estallido de color y alegría con los cofrades repartiendo flores a los espectadores.

5 – EL MERCAT DEL CABANYAL 

El mercado, abierto de lunes a sábado, contiene más de 400 puestos (paradas como se les llama en Valencia) de pescado, charcutería y fiambre, fruta y verdura, salazones, huevos, pan… en el interior del edificio. En el exterior las paradas ya no son de alimentos sino de flores, vinos, útiles de cocina, cervezas artesanas… y por último también al exterior se instalan puestos de venta directa de pequeños productores de la huerta. 

Si eres un fanático de la vida sana, este lugar te ofrece todo lo que necesitas, con una calidad excelente y el mejor trato. 

El edificio del Mercado es relativamente reciente (de 1958) ya que antes el mercado estaba ubicado en la actual plaza de Llorenç La Flor. Se trasladó para modernizarlo y sigue creciendo con nuevas iniciativas como la instalación de placas solares o la apertura del piso superior.

Los jueves por la mañana se realiza en varias calles del barrio cercanas al mercado un mercadillo que trae todo tipo de ropa, calzado y complementos, enseres de cocina, telas o ropa de segunda mano. 

Gastronomía del Cabanyal
Gastronomía del Cabanyal Gastronomía

6- LA MAR

El urbanismo del barrio del cabanyal es ortogonal ya que la cuadrícula del plano es el resultado de construir las casas usando como referencia la línea de la playa y las acequias del Río Túria que desembocaban en el mar. 

Este es solo un ejemplo de lo importante que es para la vida del barrio el mar y su playa que aquí llamamos “de las arenas” por a un balneario construido en los años 30 en la playa con ese nombre y que ahora es un hotel. 

El paseo marítimo se construyó hace cerca de 30 años y en él puedes encontrar restaurantes, algunos de ellos centenarios, especializados en arroz como La Marcelina y La Pepica, o los antiguos merenderos como La Alegría de la Huerta que antiguamente fueron construcciones de madera sobre la arena.

La Marina abierta al público justo al Sur del paseo marítimo es resultado de una gran obra que cambió el puerto para acoger las celebraciones de la regata de la Copa América en 2007 y 2010, y la Fórmula-1 en entre 2008 y 2012. Pasada ya la época de los grandes eventos, la Marina actual es un espacio abierto para pasear, disfrutar de la gastronomía, hacer deporte y por supuesto navegar. 

Es posible realizar deportes en el interior del puerto, desde windsurf a paddle surf. Incluso en verano una zona de la marina histórica se acondiciona con plataformas para el baño.